Lo mejor de la quincena

¡Hola otra vez! En esta ocasión, tengo para recomendarles de todo… menos reseñas de libros. Esta vez no puse ninguna. Sí hay una reflexión sobre nuestra dependencia con respecto a un gigante virtual, dos posts relativos a imágenes sorprendentes y algunas cuestiones con respecto a la práctica del Bookcrossing. Y, como broche de oro, una tierna historia de fantasmas.

Ready to live without Google? Los amigos de Tokland, una interesantísima revista online sobre literatura y edición que leo con frecuencia, nos proponen esta singular reflexión sobre el peso que el gigante de los buscadores ha adquirido en nuestra vida cotidiana. ¿Recuerdan los lectores cómo era la vida antes de Google, antes de Gmail o de los Googledocs, ahora que muchos a veces ni siquiera nos molestamos en hacer backup en el disco rígido?

Escaleras al cielo: No suelo recomendar posts centrados en la imagen –aunque hay quien dice que una de ellas vale más que mil palabras-. Voy a hacer la excepción con estas interesantes fotos de Jorge Letralia que retratan unas curiosas escaleras –curioso tal vez sea el hecho de retratarlas-. Me han generado un efecto de extrañamiento similar al de las queridas Instrucciones de Julio Cortázar.

Diseño gráfico por intravenosa: Nunca pongo links a posts de imágenes, y una vez que lo hago, va por partida doble. Imperdible esta recopilación de diseños originales que nos ofrecen los amigos del blog Ediciona (en cuya comunidad abundan los diseñadores gráficos).

La clave es compartir: Pilar Auserón, desde el blog SEDIC, nos propone algunas reflexiones sobre la práctica tan en boga del Bookcrossing. En efecto, los impulsos coleccionistas de todo bibliófilo entran a veces en contradicción con está práctica que propone “convertir al mundo en una biblioteca”. Para quienes no lo conocer, ¿qué es el Bookcrossing? ¿Cuál es el sentido de participar del mismo? ¿Me animaré a liberar algunos estantes de mi tan querida biblioteca alguna vez?

Pasó el día de muertos y… : Gabriela Zayas de Lille nos regala una historia de su familia. Una historia atípica. Una de fantasmas. Un fantasma amable y cortés, el de su abuelo político, que la visitaba entrando o saliendo a través de un espejo. ¿Tendré yo también un fantasma en casa? ¿Por qué no todos los podemos ver? De cualquier manera, un relato breve y encantador.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *