2001, una odisea espacial de Arthur C. Clarke

Esta impactante novela de ciencia ficción –escrita por Arthur C. Clarke, como desarrollo literario del guión de cine, y publicada en 1968- parte de la siguiente hipótesis: la inteligencia de los seres humanos, todas las habilidades que les han permitido ser los amos del planeta, han sido transmitidas y enseñadas por una raza extraterrestre en tiempos prehistóricos. Efectivamente, la historia comienza cuando el hombre-mono Moon-Watcher (“vigía de la luna”), ve que su rutina de supervivencia y lucha contra los elementos se ve interrumpida por la llegada de un misterioso monolito, del cual eventualmente surgirán señales.

La historia da un salto hacia el futuro, y nos encontramos con el año que le da el título a la obra. Para nosotros, se trata de un hipotético pasado reciente; para Clarke, era un futuro cercano y posible, téngase en cuenta que el libro fue escrito durante el apogeo de la carrera hacia la luna. Como toda la ciencia ficción de los sesenta, el autor se muestra optimista en que la humanidad alcance los cielos en el transcurso de unas pocas décadas.

Clarke es precursor al proponer la existencia de inteligencia artificial (aquí, en el papel de la nave Hal, que alberga a los tripulantes encargados de descifrar un mensaje que viene más allá de las lunas de Saturno).

Cuarenta años después de que Stanley Kubrick convirtiera ésta, su obra maestra, en un clásico del cine de ciencia ficción de todos los tiempos y que Clarke publicara ésta, su adaptación literaria, es muy raro hoy en día encontrar lectores que desconozcan en absoluto de qué va este libro. Como dijera Italo Calvino, lo que define a un clásico es que nunca se lo está leyendo, sino que siempre se lo relee.

Opinión personal:
Se trata de una obra que encantará a muchos y desilusionará a unos pocos, esto debido al delirante final que dejará a más de uno preguntándose qué le pasó por la cabeza a Clarke para desvariar así. Sin embargo, desde mi punto de vista, es un trabajo sólido y muy disfrutable, al cual conviene leer con la mente bien abierta y dejando de lado los prejuicios.

5 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *