Alexis o el tratado del inútil combate de Marguerite Yourcenar

Nacida en Bélgica y educada en Francia, Marguerite Yourcenar tuvo el honor, en 1980, de ser la primera integrante mujer de la Academia Francesa de Letras. Autora de numerosas novelas que cosecharon aplausos del público lector y reconocimiento de la crítica, Yourcenar también se desempeñó como poetisa, traductora y dramaturga.
Alexis o el tratado del inútil combate fue su primera novela. La primera edición tiene ya ochenta años, pero hoy en día se reedita la versión de 1963, en la cual, si bien Yourcenar dice no haber introducido modificaciones en el texto, la novela aparece precedida por un prólogo de su autora en el cual se dan cuenta de las influencias que la llevaron a escribir el libro, una interpretación de la propia historia, una recopilación de las críticas recibidas hasta el momento y las razones que llevan a Yourcenar a revisar su texto.
El tema sobre el cual gira Alexis es el de la libertad de expresión (encarada, en este caso, en la libertad de la sensualidad). Alexis es un hombre que, al reconocerse y aceptarse como homosexual, escribe una larga carta en la cual se despide de Mónica, su esposa, con quien lo une una larga historia que no es fácil cortar. Sin embargo, Alexis siente que ya no tiene alternativa: una vez confrontado con la verdad, le resulta insufrible seguir viviendo en la mentira, más allá de todas las virtudes que reconoce en Mónica.
Marguerite Yourcenar reconoce que la homosexualidad, en la época en la cual está escrito el libro, es un tema difícil de tratar. Ella misma lo ha vivido en carne propia: ella era bisexual, y vivió una larga historia de amor con la traductora Grace Frick. Ambas mujeres comienzan su relación entre la primera y la segunda versión de Alexis, y algo de su propia experiencia personal parece deslizarse en el prólogo de Yourcenar de 1963.

Opinión personal: Alexis o el tratado del inútil combate es una historia muy profunda. Si bien tal vez pueda resultar algo anticuada para los lectores contemporáneos, desde el punto de vista de la naturaleza humana continúa muy vigente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *