Bodas de sangre de Federico García Lorca

Título: Bodas de sangre
Autor: Federico García Lorca
País: España
Año de publicación: 1933
Idioma original: Español
Título original: Bodas de sangre
Páginas: 70
Web: Página oficial del museo García Lorca.

Comentario: Federico García Lorca fue sin duda uno de los principales exponentes de la llamada Generación del ’27, así como uno de los más renombrados autores españoles del siglo XX. Si bien escribió bellos poemas, alcanzó la fama internacional como autor de obras teatrales. Las más importantes se consideran una trilogía: Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba.
La primera de ellas, Bodas de sangre, fue escrita a partir de un hecho policial real: una novia se fugó con un hombre el día de su boda, y para vengar su honor, el novio asesinó al amante. Claramente puede apreciarse que la temática de la obra girará acerca del honor, la venganza y también la pasión. La “sangre” del título alude a distintos motivos: la sangre es la propia familia, la sangre es el ardor pasional imposible de refrenar, la sangre también es la muerte y la violencia. García Lorca trabaja con estos motivos, tratándolos con figuras poéticas de gran riqueza. Es una obra que combina simbolismos con motivos populares (como las nanas).
García Lorca tiene especial habilidad para caracterizar la situación de opresión y encierro que viven las mujeres en la época de la Guerra Civil. El imposible al espectador (o al lector) no identificarse con la motivación de la Novia, la Madre, la Mujer. Mediante personajes anónimos, García Lorca nos transmite la universalidad del drama que se está narrando.
La obra fue estrenada en 1933 en Madrid por la compañía de Josefina Díaz de Artigas, y desde entonces ha sido llevada a escena en innumerables versiones por todo el mundo, así como también adaptada al cine.

Opinión personal: Si bien como cualquier obra del género dramático es recomendable disfrutarla en una puesta en escena, la lectura de las páginas de García Lorca se disfruta por sí misma. La riqueza de sus metáforas (entre las que es clásica su caracterización de la luna “Cisne redondo en el río, / ojo de las catedrales…”), así como su ágil combinación de prosa y de verso, hacen de Bodas de sangre una obra literaria muy amena.

11 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *