Categorías
Contemporánea

Ciudad de cristal de Paul Auster

Título: Ciudad de cristal
Autor: Paul Auster
País: Estados Unidos
Año de publicación: 1985
Idioma original: Inglés
Título original: City of glass
Páginas: 163
ISBN: 84-339-1476-6
Web:Página del autor.

Paul Auster es uno de los autores norteamericanos contemporáneos más leídos en la actualidad. Si bien ha publicado también poemas, relatos, ensayos y traducciones, principalmente debe su fama a sus novelas. Se ha hecho acreedor a varios premios, incluyendo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006.
Ciudad de cristal es la primera novela de una trilogía, que se ha publicado en forma conjunta con el título de La trilogía de Nueva York, ya que tanto esta novela como las otras dos que la componen (Fantasmas y La habitación cerrada) presentan cierta unidad argumental, además de espacial: la ciudad de Nueva York es la verdadera protagonista.
Esta primera parte de la trilogía nos narra la historia de Daniel Quinn, un escritor de novelas policiales, que de un día para el otro se ve envuelto en un misterio más intrincado de los que a él nunca le hubiera tocado escribir. En efecto, en un constante juego metaliterario, Quinn recibe una llamada telefónica –supuestamente, alguien que se equivocó de número- y escucha que le solicitan los servicios de un detective (que se llama, nada menos, que Paul Auster).
Quinn decide después de dar algunas vueltas, hacerse pasar él mismo por detective. Su vida está vacía y sin sentido, hasta que se involucra en el caso. Debe investigar al misterioso Peter Stillman, sólo para descubrir que alguien le ha tendido una trampa.
Con constantes referencias a otras obras literarias (por ejemplo, las iniciales de Daniel Quinn no por casualidad coinciden con las de Don Quijote), juegos metatextuales y vueltas de tuerca que tomarán desprevenido al lector, Ciudad de cristal ofrece una muestra muy representativa de la literatura de Auster. Conocido como el autor del azar y la contingencia, estas temáticas suelen aparecer en toda su obra, y Ciudad de cristal no es la excepción.

Opinión personal: Una novelita llena de sorpresas, que con una prosa ligera y rica, cautiva al lector desde la primera hasta la última página. Sin embargo, debo reconocer que me sentí profundamente irritada por el final de la novela.

10 respuestas a «Ciudad de cristal de Paul Auster»

Paul Auster es un gran contador de historias muy originales que te enganchan fácilmente, pero los finales… generalmente decepcionan…
El único final que no me ha decepcionado es el de Brooklyn Follies, el resto de las novelas te dejan con cierto regusto amargo.

Es cierto, los finales son como «plaf». Me pasa igual con Isabel Allende, creo que precipita los finales después de haber montado muy bien el lobro. El sabor amargo no me importa, me gusta, como la vida misma.

Me encanta la trilogia, por que me pierden los libros ambientados en New York… Bueno en general los sitaudos en grandes ciudades americanas. Admiro como Paul Auster describe cada situación y los parajes!

¡Demonios!, ¿alguien puede decirme si es verdad mi sospecha? Se supone que Quinn esta tan devastado y agobiado de su realidad y su indiferente futuro, que decide armarse su propia historia a partir de una llamada equívoca que le sirve sólo de pretexto inicial para echar a la mierda toda su vida (de allí que Auster – el autor- se justifica tal vez con todo descaro sobre lo que está escribiendo al mencionar a Cervantes y el tema del Quijote). Pero cómo demonios se conectan los Stillman (¿un nombre judío pero son fundamentalistas católicos?) Virginia y Peter el chico trastornado con Quinn, de dónde sale esta gente. Mi sospecha es si Auster -el personaje- armó la trama para tratar de ayudar a Quinn. Cuando todo terminó tan mal para Quinn, el idiota de Auster sintió ganas de vomitar por el remordimiento. ¿Qué opinan?

Pero Auster el autor no indica nada sobre el paradero de la jariosa Virginia y su marido. ¿Alquien puede arrojar un poco de luz sobre esta oscuridad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.