Cosmética del enemigo de Amélie Nothomb

Amélie Nothomb es una escritora europea, pero en realidad nació en Kobe, Japón. Como su padre era diplomático de Bélgica, vivió, además de en Japón, en China, los Estados Unidos, Laos, Birmania y Bangladesh. Nothomb habla japonés y en Tokio trabajó como intérprete. Descubrió Europa en la adolescencia, y siempre se ha sentido extranjera en Bruselas.
Ha desarrollado parte de su biografía en la novela Antichrista, del año 2003. Viene publicando una importante cantidad de novelas desde el año 1992 y su obra le ha hecho ganar importantes premios, como el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1999 o el Premio Leteo en 2006.
Cosmética del enemigo es una nouvelle (novela breve), prácticamente una obrita de teatro puesto que todo es un diálogo. Al publicarse en 2001, este libro se convirtió en todo un acontecimiento: en Francia agotó los 150.000 ejemplares en tan sólo una semana. La trama gira en torno a dos hombres que conversan en la sala de espera de un aeropuerto. El primero de ellos es Jérôme Angust, un empresario que ve demorarse su vuelo y se dispone a leer, cuando un tedioso hombre se le acerca y le da conversación. Pese a los muchos intentos que hace el primero por rechazarlo, el segundo, Textor Textel, holandés, como él mismo se presenta, no se da por vencido. Entremezcando referencias filosóficas como Spinoza, el jansenismo o Pascal, el desconocido va relatando su terrible vida. Cuando parece que nada peor podría decir, las cosas van tomando un cariz cada vez más siniestro. Hacia el final, los lectores asisten a una revelación sorprendente.
Nothomb demuestra en Cosmética del enemigo su maestría para delinear diálogos y dotar a sus personajes de profundidad insospechada. Y su escritura, incluso en los momentos donde la trama se torna más opresiva, no carece de un peculiar sentido del humor.

Opinión personal: Es la primera vez que leo un libro de Amélie Nothomb, así que no puedo corroborar, como he leído en algún sitio, que ella se repita a sí misma en esta obra. En particular, Cosmética del enemigo sí me sorprendió: breve, fascinante, sobrecogedora. Ideal para leer de un tirón.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *