Dublineses de James Joyce

Título: Dublineses
Autor: James Joyce
País: Irlanda
Año de publicación: 1914
Idioma original: Inglés
Título original: Dubliners
Páginas: 256
Web: Edición electrónica libre (en inglés).

Dublineses de James Joyce

Comentario: “Cuando uno recuerda que Dublín ha sido una capital por miles de años… parece extraño que ningún artista la haya dado al mundo”. Estas palabras le escribió James Joyce a su hermano, cuando a la temprana edad de 25 años tuvo completa esta colección de relatos que componen Dublineses. Se trata de una secuencia de episodios que describen y satirizan la vida de las clases media y baja católicas de la capital de Irlanda.
Los cuentos describen situaciones incómodas para sus protagonistas (el abandono de un plan de fugarse por amor; los avatares de algunos delincuentes menores; las discusiones nimias de un grupo de políticos; el alcohol, las frustraciones por una vida mediocre y la violencia como respuesta; el fracaso de los sueños literarios; las desilusiones propias de la adolescencia).
El último relato en inglés está titulado “The dead”. Vale destacar que el título se traduce habitualmente como “los muertos” pero que en el original tiene más de un sentido posible (“lo muerto”, “el muerto”), y éstos se yuxtaponen a lo largo del cuento. Éste es el más extenso del volumen y algunos críticos llegan a considerarlo una novela corta. Fue llevado al cine en 1987.
La prosa de Joyce en Dublineses es clara y diáfana, sin por ello dejar de contener una importante imaginería simbólica. El realismo de la descripción en estos relatos sorprende a los lectores familiarizados con la obra posterior de Joyce –Retrato del artista adolescente, Ulises y Finnegans Wake- donde explota el recurso del monólogo interior y hace una serie de invenciones con el lenguaje que han tenido a sus críticos debatiendo desde hace décadas.

Opinión personal: Una buena puerta de entrada a la obra de James Joyce, ideal para conocerlo antes de adentrarse a sus libros más complejos, como el Ulises, que muchos encontramos difícil de abordar. En cambio, la lectura de estos relatos es sencilla y placentera, más allá de que dejen al lector con un dejo de amargura.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *