El guardián entre el centeno de J. D. Salinger

Comentario: He aquí uno de esos libros que se convierten en clásicos casi desde el mismo momento de su publicación. El guardián entre el centeno ha sido leído en todo el mundo y en su momento, Salinger recibió muchas críticas debido a su lenguaje provocador y por su relato ácido y cruel de la sociedad.
El protagonista de El guardián entre el centeno es Holden Caufield, un adolescente marginado (ha sido expulsado del colegio) que da cuenta de su visión irónica y resentida del mundo de los adultos. Habla sin tapujos de la hipocresía de los mayores, del abuso del alcohol, del despertar de la sexualidad, de las drogas.
Holden podría considerarse como un modelo de antihéroe, porque no quiere crecer. Para escapar de la adultez que, irremediablemente parecería tragarlo, se refugia en el recuerdo de la infancia como ideal: de hecho, el título del libro hace referencia a un poema de Robert Burns que se explica en la novela, que habla de “un guardián entre el centeno” que evita que los niños caigan a un precipicio.
Los críticos a menudo han señalado a Holden como un instigador de masas. Como dato anecdótico, esta novela de J.D. Salinger era el libro de cabecera de Mark Chapman (el asesino de John Lennon) y también John Hinckley Jr., quien disparó sobre el presidente norteamericano Ronald Reagan, también estaba obsesionado por esta obra.

Opinión personal: Se trata de un libro a la vez cautivador y entretenido. Es imposible no encariñarse con Holden Caufield y entender todo lo que le pasa por la cabeza y que él comparte abiertamente con el lector. No importa si uno lo lee siendo adolescente o una vez que la etapa ya ha quedado atrás, J. D. Salinger sabe revivir esas emociones de desilusión y cinismo que todos alguna vez hemos sentido hacia la generación que nos precede.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *