El hermano pequeño de José María Guelbenzu

“Lo que fijó su mirada fue el hecho de que la muchacha tuviera las manos cortadas. De inmediato apartó la vista, como si deseara borrar la imagen, y luego volvió a mirar, atraída por el horror. La evidencia de los muñones ensangrentados le sugirió maldad y dolor. Concentró toda su pena en los muñones y dejó de escuchar lo que el inspector Quintero le estaba diciendo con los labios a un centímetro de su cara. Sintió asco, un asco general, y se apartó del inspector y del cuerpo tendido. Entonces vio su cara. La cara de la muchacha.”
¿Por qué el cadáver de una bella ex modelo erótica aparece sin manos? ¿Se busca evitar su identificación? ¿Qué sentido podría tener ello cuando todos la reconocen con sólo mirarla? Mariana de Marco tendrá que solucionar esta contradicción para resolver este caso que oscila entre el crimen pasional, el ajuste de cuentas, la trata de blancas o el resultado de una mente enferma. Justo entonces aparece en la ciudad el hermano pequeño de la juez: un bon vivant del que no había sabido en mucho tiempo, le había perdido la pista, que le traerá claves del pasado y despejará también algunas incógnitas.
El hermano pequeño es un thriller que ha recibido muy buenas críticas. Dijo El País “J. M. Guelbenzu confirma su dominio del género policíaco, en el que mezcla sabiduría y amenidad.”. Dijo La Razón “Guelbenzu nos está ofreciendo, tras una apariencia de normalidad, una verdadera literatura de la sospecha”.
J. M. Guelbenzu es colaborador literario del periódico El País y de otras revistas. Ha obtenido entre otros, el Premio de la Crítica de Narrativa en 1981, y el Internacional Plaza & Janés en 1991.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *