El lector de Bernhard Schlink

Es inevitable percibir un tinte autobiográfico en El lector, primera novela que el escritor alemán Berhard Schlink publicó por fuera del género policial. El autor ejerce de juez y vive entre Berlín y Bonn. Y, por su edad, representa y presta su voz a una generación de alemanes que no vivió la Segunda Guerra Mundial ni el Holocausto, pero que no deja de padecer cierta culpa por el mismo.
El lector puede ser leída como una novela de iniciación, como una novela histórica o como un relato de crecimiento espiritual. Dividida en tres partes, cada una de ellas se identifica mejor con uno de estos aspectos del libro. La primera parte narra una historia de amor (atípica, al menos) ente Michael Berg, un joven de quince años, y Hanna Schmitz, una mujer veinte años mayor que él. Se conocen casi por casualidad, cuando Hanna auxilia al muchacho que se descompone frente a su casa. Al recuperar su salud un tiempo después, Michael visita a Hanna y así da comienzo una historia de amor tórrido que se caracteriza por encuentros eróticos precedidos de largas horas de lectura. Pero Hanna repentinamente desaparece de la vida de Michael sin que éste entienda el por qué.
Vuelven a encontrarse cuando él es un joven estudiante de derecho y presencia un juicio contra cinco mujeres acusadas de atroces actos como guardianas en un campo de concentración. Una de ellas es Hanna. Y Michael se debate entre la piedad y el horror, entre el recuerdo de la pasada pasión y la sed de justicia frente a heridas históricas que no dejan de sangrar.
El lector fue adaptada al cine en 2008 dirigida por Stephen Daldry, y fue protagonizada por Ralph Fiennes y Kate Winslet, a la cual el papel de Hanna le valió un Oscar como mejor actriz.

Opinión personal: El lector me resultó una novela sumamente amena, fácil de leer, ideal para devorarse en una tarde. Es una historia triste, profunda y conmovedora. La prosa de Bernhard Schlink no nos deja indiferentes pero sin embargo el autor ha logrado despojarla de artificios innecesarios que entorpecerían su lectura.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *