Gotán de Juan Gelman

Juan Gelman nació en Buenos Aires en 1930, y está considerado como uno de los mejores poetas argentinos contemporáneos. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1997, el Premio Cervantes en 2007, y sus poemas han sido traducidos a diversos idiomas: inglés, francés, italiano, alemán, chino, sueco, holandés, portugués, checo y turco.
Seix Barral reunió en Gotán los primeros cuatro poemarios publicados por Gelman, a saber: Violín y otras cuestiones (1956), El juego en que andamos (1959), Velorio del solo (1961) y Gotán (1962), el que le da el título al conjunto y que muestra la voz ya desarrollada del poeta maduro, que en los primeros tres comenzaba a explorar su tono propio y auténtico. Se trata de poesía bien porteña ya desde el título (juego de palabras del lunfardo: Gotán es tango al “vesre”).
Los poemas de Gelman se caracterizan por tener un lenguaje fluido, típicamente argentino, casi un remedo de ciertos giros del habla. El poeta utiliza recursos tales como el humor y la ironía, las metáforas, las enumeraciones, las (des)personificaciones, escribiendo los nombres propios con minúscula, eligiendo personajes emblemáticos (un albañil, una monja, un soldado) a los que deja en el anonimato.
En cuanto a la temática, si bien no faltan en la selección de Gotán poemas de amor y de erotismo, si bien no están ausentes ni la familia, ni la esperanza puesta en el hijo, ni las descripciones urbanas, ni la muerte, en los últimos poemarios comienza a vislumbrarse una voz poética idealista y comprometida que le canta a la revolución, a Cuba, a China. La revolución es un sueño por cumplirse y al mismo tiempo, una utopía que parece cada vez más lejana. El poeta denuncia la injusticia social en la que, a su pesar, vive inmerso. Y la poesía, las letras, son el arma de la que puede valerse, aunque por ello no vaya a recibir condecoración alguna: “Condecoraron al señor general, / condecoraron al señor almirante, / al brigadier, a mi vecino, / el sargento de policía // y alguna vez condecorarán al poeta / por usar palabras como fuego, / como sol, como esperanza (…)”.

Opinión personal: No soy una lectora asidua de la poesía. Sin embargo, considero que, para aquellos lectores que buscan obtener un panorama completo de un autor (o de una corriente) una antología como la que ofrece Seix Barral permite hacerse de un panorama amplio del primer Gelman. Como en toda antología, hubo poemas que me gustaron más y otros menos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *