Categorías
Fantasía

Harry Potter y el cáliz del fuego de J. K. Rowling

Lo primero que sorprendió a los seguidores de la saga cuando en el 2000 apareció Harry Potter y el cáliz de fuego, su cuarto volumen, fue la extensión del mismo. Mientras que los tres primeros tenían alrededor de 300 páginas cada uno, este libro tiene el doble. J. K. Rowling había prometido en su momento que sería el libro más largo de la saga. Sin embargo, poco después fue ampliamente superado por el quinto volumen, que casi alcanza las 900 páginas y es el más largo de los siete.
Pero la extensión es tan solo la diferencia más obvia. Tan pronto como el lector se interna en la cuarta aventura de Harry Potter, se da cuenta de que se ha dejado definitivamente atrás la frontera que separa esta saga de otros libros de literatura “para niños”. Si bien los primeros tres tomos sí pueden ser leídos como una trilogía destinada a los chicos, Harry Potter y el cáliz de fuego es mucho más oscuro. Las aventuras en las que se ve envuelto Harry son cada vez más peligrosas. Además, J. K. Rowling avisó, antes de que el libro saliera a la venta, que en él moriría un personaje, lo que generó toda clase de especulaciones.
El argumento de Harry Potter y el cáliz del fuego gira alrededor del Torneo de los Tres Magos, una importante competencia del mundo mágico que en el cuarto año de Harry en la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería justamente se va a disputar en los terrenos del Colegio. Involuntariamente, Harry se ve involucrado en el Torneo, y aún sin habérselo propuesto deberá participar para demostrar que es el mejor… y de paso, para conservar su vida.
En esta aventura, Harry cobra definitivamente protagonismo, resaltando frente a sus dos amigos, que si bien lo ayudan y lo acompañan, ya no tienen tanto peso como en libros anteriores.

Opinión personal: Un libro entretenido en sí mismo, aunque en ciertos momentos parece alejarse de la trama principal de la serie. Recomiendo especialmente la película de Mike Newell, que supo reflejar como ningún otro director el peculiar humor que J. K. Rowling le imprime a la saga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.