Juan Salvador Gaviota de Richard Bach

Puede que este libro no tenga hoy en día tanto renombre como en el momento de su primera edición, pero un relanzamiento en el año 2006 puso nuevamente a Juan Salvador Gaviota en boca de los más jóvenes. Cuando Richard Bach lo publicó en 1970, se convirtió en un verdadero best-seller, y en un libro de cabecera para los estudiantes universitarios de los Estados Unidos, que comprendían el significado más profundo que la fábula de la gaviota trae detrás. A la vez, Juan Salvador Gaviota ha sido leído como un libro de aprendizaje que los niños también pueden disfrutar.
El protagonista del libro es una gaviota, precisamente Juan Salvador Gaviota, que no alcanza a entender cómo sus compañeras de bandada se conforman con una vida dedicada casi por completo a pelear para conseguir comida. Juan ama volar, y dedica horas y horas a perfeccionarse en este arte. Eventualmente, se empieza a sentir incomprendido por los suyos, y termina apartado de la bandada. Sin embargo, su soledad le da la oportunidad para conocer a otros como él, otras gaviotas que quieren ante todo volar y alcanzar la perfección.
Conoce a Chiang, un maestro que lo ayuda a trascender a una sociedad superior, donde todas las gaviotas disfrutan de volar. Sin embargo, Juan Salvador Gaviota se dará cuenta de que el aprendizaje no está completo hasta que no es capaz de descender una vez más, volver con su bandada y transmitir lo que ha aprendido.
Así como Juan aprende a volar, el significado profundo del libro tiene que ver con la propia existencia, la búsqueda interior de uno mismo, el sacrificio y la autosuperación personal. Richard Bach afirma que está inspirado por la historia de John H. “Johnny” Livingston, un piloto de carreras de los años ’20.

Opinión personal: Con Juan Salvador Gaviota me sucede lo que con otras obras que, siendo autoayuda, pasan por literarias. No me convencen, me parece que me tratan de vender algo. Sin embargo, de este libro destaco la metáfora del vuelo del ave –con descripciones muy bien logradas- y las bellas fotografías que suelen acompañar las diferentes ediciones.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *