La campesina de Alberto Moravia

Escritor y periodista, Alberto Moravia publicó varias novelas, muchas de las cuales fueron adaptadas al cine. Ha explorado a lo largo de sus obras temas tales como la alienación social del hombre, la sensualidad y el existencialismo. La hipocresía de la vida contemporánea y la incapacidad del hombre por alcanzar la felicidad por los medios tradicionales son expresadas mediante un lenguaje sencillo y una prosa directa.
La campesina es una novela que se escribió en dos tiempos: Moravia comenzó a escribirla en 1944, pero el cuerpo central de la obra lo terminó trece años más tarde. En este libro, Moravia intentó reflejar en toda su complejidad los sentimientos y la vida cotidiana de los italianos en el confuso período de la Segunda Guerra Mundial.
La protagonista del libro es Cesira, una mujer originaria de Ciociaria (de ahí, el título original, un gentilicio), que vive junto a su hija Rosetta trabajando en un comercio. Para huir de los bombardeos, se refugian en Vallecorsa, pueblo de donde era su familia. Pero las cosas no serán tan fáciles para estas dos mujeres. Además de ser la historia de la relación de madre e hija, La campesina es la historia de la violencia, ya sea la colectiva (la guerra) como la individual (la violación). Ni un país ni una mujer pueden volver a ser como eran después de ser atravesados por la violencia. La novela se encuentra dividida en un claro antes y después del acontecimiento que marca para siempre la vida de sus dos protagonistas.
La campesina fue llevada al cine en 1960, dirigida por Vittorio de Sica, y se la conoció bajo el título Dos mujeres. La protagonista fue la bella actriz Sofía Loren, que por ese entonces contaba con 26 años. Por su papel, magníficamente interpretado, recibió tanto el Oscar como el premio del Festival de Cannes.

Opinión personal: La campesina es una novela muy lograda, tanto por su clima como por su inolvidable personaje principal. La primera parte del libro se me hizo algo tediosa, pero esto contribuyó a resaltar el horror súbito de la segunda parte.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *