La Caverna de José Saramago

Publicado al poco tiempo de recibir su autor el Premio Nobel de Literatura, La Caverna es una novela muy significativa como símbolo del comienzo de un nuevo milenio, que Saramago vislumbra como consumista y deshumanizado, pero pese a lo cual cree posible una salida. Desde el mito platónico, Saramago critica a la sociedad de consumo y la obligación que impone a las personas de dejar de ser quien realmente son para adaptarse a lo que el mercado pide de ellas.
El protagonista de La Caverna es Cipriano Algor, un alfarero ya entrado en años, que vive junto con su hija Marta y su yerno –que va y viene, ya que trabaja como guardia de seguridad en un moderno centro comercial- una existencia monótona y apacible, fabricando platos y otros objetos de cerámica en un viejo horno. El yerno quiere convencerlo al viejo alfarero de abandonar su casa y mudarse a uno de los apartamentos disponibles para el personal del centro comercial, pero Cipriano Algor no quiere renunciar a su viejo modo de vida.
Intentando adaptarse a los requerimientos del mercado, Cipriano y Marta se disponen a reemplazar los platos por una serie de figurillas de cerámica, con las que buscan impresionar a los dueños del centro comercial y obtener de esta manera un pedido importante que les permita seguir con el negocio. La descripción minuciosa del trabajo artesanal –desde el torbellino de ideas previo al bosquejo en el papel de cada personaje, hasta la cocción de las piezas- contrasta con el vertiginoso ritmo de vida que la sociedad pretende imponerles a las personas como Cipriano.
El negocio no prosperará, precisamente porque Cipriano y Marta desconocen ese mundo consumista que ahora parece engullirlos sin remedio. Sin embargo, un descubrimiento inesperado pronto cambiará la vida de la familia y la de todos los que entren en contacto con él.

Opinión personal: Saramago sorprende con una fábula pequeña, detallista, conmovedora e inolvidable. Destaco de la serie de personajes del libro el del perro Encontrado, una de las creaciones por las que el propio autor ha dicho que quisiera que se lo recuerde.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *