La dama del lago de Raymond Chandler

El nombre del escritor estadounidense Raymond Chandler aparece ligado al género novela negra. Se trata de una variante del policial clásico –entre cuyos autores se destacaron Arthur Conan Doyle, Agatha Christie y Chesterton- en el cual el investigador ya no es ese detective calculador y analítico que observa desde afuera la situación y se las ingenia para poner en su lugar las piezas del rompecabezas. En el policial negro, el detective privado es un personaje que interviene directamente en la acción, que corre peligros y que no siempre se sale con la suya. No recibe la cooperación de todos los demás personajes, y su móvil para descubrir el crimen no suele ser la búsqueda de la verdad sino el dinero.
En ese sentido, el personaje creado por Chandler, Phillip Marlowe, es el típico detective privado. Sin embargo, Marlowe es un personaje interesante para los lectores: cínico y mordaz, pero inteligente y moralmente honrado. Disfruta de la bebida, también de la música clásica y del ajedrez. Marlowe fue el protagonista de varios relatos de Chandler. En el cine fue interpretado por diversos actores, pero sin dudas el que más ha quedado grabado en la memoria del público ha sido Humphrey Bogart.
La novela La dama del lago, que relata un complicado caso que Marlowe debe resolver, es en realidad la fusión que Chandler hiciera de tres relatos suyos previos. El escritor solía reciclar viejos trabajos suyos publicados en revistas para ganar lectores al pasarlos al formato novela. Esto puede ser una de las causas del argumento complejo y lleno de vueltas de tuerca que tiene esta novela. Cuando el señor Kingsley (un empleado de la industria del perfume) contrata a Marlowe para que el detective investigue la desaparición de su esposa, comienza una vertiginosa aventura que involucra crímenes varios, relaciones extramatrimoniales, cambio de identidades y corrupción policial.

Opinión personal: La dama del lago es la primera novela de Raymond Chandler que leo, y me ha resultado por demás entretenida. El lector va enterándose junto con el detective de los diversos pormenores de la trama, y llega a sentirse verdaderamente confundido hasta que todo se resuelve como corresponde a las reglas del género.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *