La Divina Comedia – Purgatorio de Dante Alighieri

Título: La Divina Comedia – Purgatorio
Autor: Dante Alighieri
País: Florencia (actualmente Italia)
Año de publicación: Su composición se calcula entre 1307 y 1308
Idioma original: Dialecto toscano (matriz del italiano contemporáneo)
Título original: Comedia – Purgatorio
Páginas: 448
ISBN: 84-322-3834-1
Web:La obra completa (en el italiano original).

El mayor poema épico de la literatura italiana de todos los tiempos, La Divina Comedia, continúa con este segundo libro, el Purgatorio. Aquí, Dante y su guía –el poeta Virgilio- han abandonado el Infierno y continúan su ascenso en busca de la amada Beatriz. Ascienden entonces por el Purgatorio, representado en forma de montaña, de laderas planas y escalonadas, divididas en círculos simétricos a los que conformaban el Infierno, pero esta vez el camino es en ascenso.
Todos aquellos que están en el Purgatorio también están pagando por los pecados cometidos en vida, pero no se trata tan sólo de un castigo, sino de una purificación de su alma. Aquí también existe el concepto de contrapaso, que tuviera tanto peso en el Infierno de Dante (que el castigo esté directamente relacionado con el pecado cometido). Sin embargo, los pecadores saludan al poeta y a su guía llenos de esperanza: saben que el Purgatorio es un lugar de paso, y aunque deban transcurrir en algunos casos miles de años antes de poder abandonarlo, finalmente su alma será liberada y podrán ascender al Paraíso. A diferencia de los condenados, quienes se encuentran en el Purgatorio solicitan de Dante que al volver a la Tierra rece por ellos, pues de esta manera se les acortan sus penas.
El libro termina con la llegada de Dante al Paraíso (tercer y último tomo de la obra), y la despedida de Virgilio, quien por ser pagano no tiene permiso para acompañarlo más. Este momento ha sido destacado por los críticos como uno de los pasajes más conmovedores de la obra.

Opinión personal: A mí, como a tantos lectores de la Divina Comedia, me divirtió mucho más el Infierno que todo lo demás. El Purgatorio –y sobre todo, el Paraíso- es bastante más lento en su desarrollo, y no tiene el ingrediente morboso de los castigos. Así que los aconsejo sólo para aquellos que deseen conocer la obra de Dante en su conjunto y deleitarse con los versos (en lo posible, recomiendo leer la versión original y anotada).

7 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *