La gran casa de Nicole Krauss

La escritora norteamericana Nicole Krauss se inició en el género de la poesía, para más tarde dedicarse a la novela, con prosa imaginativa e inteligente. Alcanzó la celebridad internacional con la publicación de La historia del amor, la que fuera su segunda novela y la postulara como una de los mejores veinte escritores estadounidenses menores de cuarenta años. Ahora, cinco años más tarde, con La gran casa, nuevamente escribe acerca del amor, la memoria y las pérdidas.
La gran casa nos lleva en un viaje lleno de pasión y melancolía, desde Nueva York a Jerusalén, de Londres a Budapest, y desde la década del cuarenta hasta la actualidad. El extraño protagonista es un viejo escritorio que pudo haber pertenecido a Federico García Lorca y que se torna un objeto fascinante o repulsivo para aquellos que conviven con él. Este inmenso mueble de diecinueve cajones (uno que siempre permanece cerrado) convierte en el hilo conductor entre los distintos ámbitos donde se desarrolla la novela.
En la ciudad de Nueva York lo tiene una escritora quien viene usándolo desde que en 1972 se lo prestara un poeta chileno, Daniel Varsky, víctima de la policía secreta de Pinochet. Hasta que un día, una mujer que dice ser la hija de Varsky reclama el mueble, y la vida de la escritora cambia para siempre. Del otro lado del mar, en Londres, un hombre descubre el secreto que durante cincuenta años le ha escondido su mujer. Y finalmente, una joven norteamericana estudiante de Oxford conoce a unos insólitos hermanos hijos de un anticuario israelí especializado en recuperar muebles confiscados por los nazis.
En La gran casa, Krauss junta con paciencia elementos aparentemente dispares de un relato fragmentado hasta convertirlo en una sugestiva metáfora de la memoria y de la herencia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *