La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada de Gabriel García Márquez

El volumen que tengo entre mis manos titulado La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada está compuesto por seis relatos cortos y una nouvelle (la que le da título al libro), todos ellos escritos por Gabriel García Márquez entre 1961 y 1972. Salvo el primero, de 1961, todos los demás textos fueron escritos en un momento de madurez literaria del escritor colombiano. El realismo mágico está latente entre las páginas de este volumen: las mariposas de papel vuelan hasta quedar pegadas a las paredes, el mar exuda olor a rosas, reconocible incluso por aquellos que nunca han visto una de estas flores, un anciano con alas se convierte en la atracción que enriquece a un matrimonio, un aprendiz de adivino aprende a controlar a la muerte y a devolver a otras personas de este estado, no siempre para el provecho de éstas.
La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada” es la historia más larga del libro. En ella se aborda el tema de la prostitución como esclavitud. La anciana abuela tiene a su nieta de catorce años a su servicio. Cuando la dócil joven provoca accidentalmente un incendio y destruye las propiedades de la abuela, ésta la obliga a prostituirse hasta que le pague, centavo a centavo, todo lo que le debe.
Los personajes de unos y otros relatos se entrecruzan por momentos, especialmente en la nouvelle. Allí, la abuela habla de un hombre alado que surca los cielos (“Un señor muy viejo con unas alas enormes”), consigue una carta de recomendación del senador Onésimo Sánchez (“Muerte constante más allá del amor”), también aparece el protagonista de otro de los relatos (“Blacamán el bueno, vendedor de milagros”) en medio de una multitud.
Pleno de adjetivos, con una riqueza descriptiva que remite al cine y con personajes que podrían haber circulado por las calles de Macondo, La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada es un volumen que nos muestra a García Márquez en la plenitud de su carrera.

Opinión personal: Con los relatos de este volumen, especialmente aquel que le da el título, tenemos acceso a la faceta de cuentista de Gabo, que nos demuestra que lo suyo no es sólo la novela monumental, sino que a veces con una sola oración de varias páginas (como ocurre con el cuento “El último viaje del buque fantasma”) se puede crear una escena inolvidable.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *