La llave del destino de Glenn Cooper

La abadía de Ruac, en la campiña francesa, 1307. “Yo, Bartolomé, fraile de la abadía de Ruac, tengo doscientos veinte años y esta es mi historia.” Así comienza un texto medieval que acaba de ser descubierto detrás una antigua estantería. Es un antiguo manuscrito que se encuentra en muy mal estado de conservación y por eso es enviado a restaurar a París. Allí el experto restaurador de textos Hugo Pineau queda fascinado por ese comienzo y se propone descifrar el misterioso escrito y el mapa que viene con él. Entre estas páginas se cuenta de una cueva prehistórica cercana a la abadía cubierta de bellas pinturas y repleta de secretos… y de una fórmula que podría calificarse de milagrosa. Pero a veces un milagro puede convertirse en una maldición.
Intrigado por el descubrimiento, Hugo pide ayuda a su amigo, el reputado arqueólogo Luc Simard, y entre los dos encuentran el portentoso laberinto de cuevas, un hallazgo de descomunal valor arqueológico. Pero a medida que comienzan a explorarlas con un equipo de expertos, entienden que el secreto que contienen esas húmedas y oscuras paredes es demasiado valioso, demasiado codiciado. Y que hay personas dispuestas a todo –incluso a matar- para evitar que sea revelado.
En La llave del destino, una vez más Glenn Cooper sumerge a sus lectores en una intriga que los transporta desde la prehistoria hasta la actualidad planteando uno de los interrogantes más turbadores que jamás se ha formulado el ser humano: ¿quién no ha sentido el deseo de disfrutar de la eterna juventud?
El escritor americano Glenn Cooper ha desarrollado actividades muy diferentes antes de dedicarse a la narrativa, como la medicina y la arqueología, hasta que obtuvo el éxito de ventas con su primera novela, La biblioteca de los muertos, publicada en 2009.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *