La mujer en la luna de Milena Agus

Lo primero que hay que aclarar es que la elección del título de esta novela va por cuenta de la edición de Edhasa que tengo entre mis manos. En el original, Mal di pietre (literalmente “mal de piedras”) se conjuga mejor la esencia de esta historia: tanto la enfermedad que aqueja a la protagonista y que dispara el relato hasta su núcleo, como también la elección de muchas palabras en dialecto. La traductora del libro al español, Mónica Herrero, ha optado por indicar con una nota al pie estos términos.
Esta novela de Milena Agus narra la historia de una mujer cuyo nombre no llegamos a saber, es la abuela ya fallecida de la narradora, una joven mujer que, a punto de casarse, reflexiona sobre esta verdadera leyenda familiar. En 1943 la abuela tenía treinta años, pese a su belleza era ya considerada una solterona: se encargaba de espantar a todos sus pretendientes con una pasión y un despliegue verbal de erotismo que resultaban más que inapropiados en una joven de su tiempo. Tildada de loca, se refugia en un matrimonio convenido con un hombre al cual no ama.
Unos años después, víctima del “mal de piedras” (cálculos renales) que da título al libro, la abuela visita unas termas y allí conoce al Reduce, un veterano de guerra que despierta sus más ocultos sentimientos. La vida cambia para la abuela: hay un antes y un después del encuentro con la verdadera pasión. Si bien vuelve a los brazos de su marido, tiene un hijo y continúa viviendo su apagada vida conyugal, guarda ese episodio en su memoria y se refugia en los recuerdos, pasando convertirse en la misteriosa mujer que su nieta ha conocido y que ahora intenta desentrañar.
La mujer en la luna vendió más de 400.000 ejemplares en Italia, Francia y Alemania y recibió grandes elogios de la crítica. El periódico parisino Liberation ha dicho de este libro que es “una pequeña joya, pulida como una piedra preciosa”.

Opinión personal: La mujer en la luna es una novela bella, triste, emotiva, que se lee muy rápido debido a su prosa ágil pero que sin embargo quedará resonando por mucho tiempo. Ideal para lectores nostálgicos y sobre todo, muy sensibles.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *