La vidente de Lars Kepler

Cuando el matrimonio conformado por los suecos Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril publicó conjuntamente por primera vez, lo hicieron con el seudónimo de Lars Kepler. Y bajo este seudónimo su novela El hipnotista (primera de la serie) fue vendida en todo el mundo, ya que los autores tenían la idea de mantener su verdadera identidad en secreto. Lo que no imaginaban era el éxito internacional que supondría la obra, por lo que los autores han decidido salir a la luz. Sin embargo, de todos modos optaron por mantener el seudónimo como el nombre del autor de la serie. La vidente es su tercer libro publicado.
No sería la primera vez que la policía recurre a médiums espirituales y espiritistas al toparse con casos especialmente difíciles. Esto sucede en todo el mundo, y varias veces al año. Pero no existe un solo ejemplo documentado de que un médium haya contribuido a resolver ningún caso.
Flora Hansen se llama a sí misma una vidente espiritual, y por muchos años se ha ganado la vida pretendiendo hablar con los muertos. Una noche de agosto lee la noticia de que una joven ha sido asesinada en un centro para jóvenes de conducta autodestructiva y decide llamar a la policía, alegando haber entrado en contacto con el espíritu de la chica muerta.
La sospechosa hasta el momento es una chica de su misma edad que se ha fugado. La policía está convencida de que es culpable. El inspector Joona Lina, quien ya ha pasado bastante tiempo investigando la escena del crimen, siente que varios detalles no le cierran. Se resiste ante la versión oficial y comienza su propia investigación.
La persecución del asesino es cada vez más intensa. Cada decisión abre nuevas y violentas vías. Cada respuesta parece arrojar nuevos acertijos. Mientras tanto, aunque la policía siga ignorando sus insistentes llamados, Flora ruega que alguien la escuche.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *