Las ciudades invisibles de Italo Calvino

Título: Las ciudades invisibles
Autor: Italo Calvino
País: Italia
Año de publicación: 1972
Idioma original: Italiano
Título original: Le città invisibili
Páginas: 184
ISBN: 9788478444151
Web: Biografía y libros en español de Italo Calvino.

Las ciudades invisibles puede ser leído tanto como una novela como también como un libro de relatos. En efecto, en este libro Italo Calvino despliega, en boca del personaje Marco Polo, una serie de descripciones de distintas ciudades, cada una en sí misma factible de ser leída como un relato independiente, pleno de poesía.
Marco Polo regresa de alguno de sus viajes por el mundo y se sienta a conversar con el Gran Kublai Kan, emperador de los tártaros. Con sus palabras, Marco Polo pone delante del Kan alguna de las maravillosas ciudades con las cuales se ha topado. Se trata de espacios imaginarios, algunos con una arquitectura absolutamente fantástica. En algunos casos es la vida o las costumbres de sus habitantes lo que resulta sorprendente. En otras es posible leer una metáfora de la vida contemporánea, todo escrito con el humor y la ironía característicos de Calvino.
Cada una de estas ciudades inventadas, a las cuales Calvino ha dado nombre de mujer, se propone como una metáfora para las ciudades en general: “Las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje; son lugares de trueque, como explican todos los libros de historia de la economía, pero estos trueques no lo son sólo de mercancías, son también trueques de palabras, de deseos, de recuerdos”.
Las ciudades invisibles forma parte del período combinatorio de la literatura de Calvino. En efecto, las ciudades aparecen distribuidas por series, “Las ciudades y los ojos”, “Las ciudades sutiles”, “Las ciudades y los signos”, “Las ciudades y el deseo”. Cada serie se puede abordar también desde una lectura propia. De esta manera, Las ciudades invisibles también es un libro metatextual, en el cual se reflexiona indirectamente sobre la lectura. El recorrido de Marco Polo por cada ciudad también puede interpretarse como una lectura; el mundo cubierto de ciudades es, a su vez, una biblioteca infinita.

Opinión personal: Calvino vuelve a postularse una vez más como buen lector de Borges, a quien reconoce admirar. El resultado es un libro bellísimo, pleno de poesía, de humor y también de melancolía. Para leer y releer, y también para hojear de vez en cuando.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *