Las vacaciones de Iñigo y Laura de Pelayo Cardelus

vacaciones

 

Las vacaciones de Iñigo y Laura de Pelayo Cardelus es una hermosa y muy bien escrita novela. Últimamente la literatura ha dejado de ofrecer obras de esta índole, pues parece ser que contar historias es simplemente impactar o crear algún tipo de shock. En fin, este no es el caso. Esta es la historia de Iñigo y Laura, quienes viven en Madrid, tienen una edad promedio de juventud (treinta y cinco años) y hace ya seis años que conviven (casados sólo cuatro). Al parecer, el cuadro nos presenta una típica pareja de emprendedores, pues Laura dedica su tiempo profesional en una entidad financiera y, por el contrario, Iñigo es un escritor un poco frustrado. Si bien tiene una ocupación en una compañía de marketing y publicidad, realmente, su sueño es poder componer una impotente novela y consagrarse literariamente, al menos con un intento. Pero es hora de tomar un descanso y las vacaciones de verano llegan: Laura está embarazada, el tiempo es cálido y seco, el trabajo ha ido muy bien este año y el pueblo elegido como destino es Zahara de los Atunes.

Así, en una de sus primeras mañanas en la playa, Iñigo alenta la lujuria de que todo este pasaje paradisíaco ofrece y le pide a Laura que haga topless. Pero la aparición de un paseante por esos páramos pone muy nervioso a Iñigo y así de desata un nudo que había permanecido demasiado tiempo atado: los celos. Las vacaciones de Iñigo y Laura muestran de manera brillante cómo los celos van construyéndose en la pareja, cómo hay ciertas emociones que logran colarse en las discusiones, en las bromas, en los desayunos, en todo momento compartido. Pelayo Cardelus logra dar vida a esta exacto y sólido argumento con diálogos de lo mas realistas y con observaciones sobre el amor, la pareja, la convivencia y los celos que refrescan toda la lectura.

Pelayo Cardelus es un escritor español nacido en 1974. Esta es sólo su segunda novela, pero ha demostrado una vez más que no es necesario tener miles de obra para decir una sola cosa y bien dicha.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *