Lo bello y lo triste de Yasunari Kawabata

La vida del escritor japonés Yasunari Kawabata estuvo marcada por la soledad. Huérfano de padre a los tres años, dejó escritas más de doce mil páginas entre novelas, cuentos y artículos. Se transformó en uno de los autores japoneses más leídos tanto dentro como fuera de su país. Trabó una profunda amistad con Yukio Mishima, de quien fue mentor y su principal difusor. En 1968 recibió el prestigioso Premio Nobel de Literatura, siendo el primer japonés que lo ganara. Tres años después, contando con 72 años de edad, se suicidó sin dejar ninguna explicación.
Lo bello y lo triste fue la última novela escrita por Kawabata, y sintetiza en sus breves páginas algunos rasgos sobresalientes de la cultura japonesa y su manera de vivir. Además, rinde homenaje a la pintura y a la literatura. Los protagonistas de la historia son Oki, un escritor de cincuenta años que repentinamente siente deseos de volver a ver a Otoko, su antigua amante, quien en su momento lo inspirara para escribir la que fuera su mejor novela; ésta, devenida pintora de éxito pese a lo cual nunca ha conseguido dejar atrás sus tórridos sentimientos por Oki y el dolor de haber perdido a su hija al nacer; Keiko, la joven y bella aprendiz de la pintora que se propone vengar el pasado de su maestra.
Para completar el drama, falta presentar a Kimiko, esposa de Oki que está al tanto de la vieja historia de amor entre su marido y Otoko, y que lucha por superar sus celos, y Taichiro, el hijo de Oki y Kimiko quien, sin haber sido más que un pequeño niño en el momento del romance entre su padre y Otoko, también deberá enfrentarse a las terribles consecuencias del mismo.
Lo bello y lo triste fue espléndidamente traducida al español por Nélida M. de Machain.

Opinión personal: Lo bello y lo triste es una novela interesante, tal vez lo que más me haya gustado de ella (además del excelente título) sean las delicadas descripciones del Japón, de sus costumbres y de su cultura antes de que se occidentalizara como se ve en los textos de Murakami.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *