Lo mejor de la quincena

Como en otras ocasiones, esta vez nos hemos dedicado a rastrear reseñas particularmente atractivas de libros que aún no hemos tenido la oportunidad de leer, pero que no obstante nos resultan interesantes. Así como aún no puedo brindar una opinión de los mismos, sí tengo que asegurar que los blogs acá citados nos dejan a todos con ganas de saber algo más. Finalmente, también incluyo un artículo de análisis sobre uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos, y quedo a la espera de la continuación del mismo.

Pandora en el Congo: Iván A. M. Ricarte nos ofrece su primera reseña en el blog El lector sin prisas. Para hacerle llegar nuestras felicitaciones, queremos invitar también a los lectores de Blog de Libros a opinar sobre Pandora en el Congo. Lo mejor es que Iván se explaya brevemente sobre las razones que lo llevan a reseñar determinadas obras. Y, por lo que se deduce de la reseña de Iván, la novela de Albert Sánchez Piñol promete.

El país de los Cuentacuentos – Darío Fo: Una excelente reseña de Juanrio en el blog Hislibris, que nos invita a conocer de cerca a este prestigioso autor italiano, Premio Nobel 1997. Un libro sobre la infancia, lleno de nostalgia, emociones y asombro. No he leído aún al autor, pero ciertamente lo haría con gusto.

El manuscrito de piedra, de Luis García Jambrina: Toronaga nos invita a leer una novela que combina diversos géneros. A mí me interesó sobre todo por esta mezcla entre historia, novela policial, libro de aventuras y metaliteratura que, como ya señaló acertadamente alguien en los comentarios, bien podría haber salido de la pluma de un Umberto Eco. Parece muy entretenida de leerse.

Odiseo, el primer héroe moderno: Desde el blog Papel en blanco, Miguel Ortiz hace un interesante y extenso análisis del protagonista de La Odisea, quien, a diferencia del Aquiles de La Ilíada, es un protagonista completamente humano. Por ello, los dramas que padecen hacen que el lector se identifique con los mismos. Debe atravesar infinidad de pruebas y obstáculos, y no lo salva su fuerza sobrehumana sino su astucia y sus conocimientos. Un post a continuarse próximamente. ¡Queremos leer más!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *