Lo mejor de la quincena

Otra vez queremos compartir con los lectores aquellos posts, artículos, reseñas, comentarios, de otros blogs, que nos parecieron particularmente interesantes. Esta vez, un relato completo, tres reseñas y un compendio de curiosidades sobre un pequeño objeto infaltable para el lector.

El extranjero: Una novela que va camino a convertirse en un clásico de clásicos. Judit Rodríguez la reseña sin revelar más que lo necesario, como para invitar a los lectores de su blog que aún no hayan leído este magistral libro de Camus a que lo descubran por sí mismos.

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami: Laura, en su fantástico blog Cargada de libros, expresa perfectamente las razones para leer esta monumental obra de Murakami (y lo digo por el tamaño del libro, que me tiene amedrentada al punto de tenerlo en mi pila de pendientes desde hace casi tres meses). En cuanto comience mis vacaciones laborales lo tomaré porque cada vez tengo menos dudas de que me va a gustar.

El marcapáginas: cómplice imprescindible de mi lectura: Magalí, en Papel en Blanco, realiza un ameno recorrido por la historia de los marcapáginas o señaladotes (como los llamamos los argentinos), hay muchas curiosidades al respecto. Por cierto, ¿saben qué utilizo yo como marcapáginas? Pues el boleto de bus que acabo de sacar, porque en general es en estos viajes cuando comienzo un libro nuevo. ¿Qué tal?

“La mujer ante el espejo: un reflejo” por Virginia Woolf: Isabel, del blog amigo Literatúrate, nos hace llegar, completo, un maravilloso texto de Virginia Woolf. Un relato implacable sobre la soledad.

El arte de rechazar una novela: Reseña de Iván Martínez Ricarte para el blog El lector sin prisas. Un libro ideal para los que nos consideramos, por lo menos hasta ahora, escritores frustrados: una compilación de cartas de rechazo de diferentes editores. ¿Cómo decirle que no a alguien que ha puesto tanto de sí y que, confiadamente, ha entregado su obra a las manos del editor? Pues hay distintas maneras, e Iván ha tenido la cortesía de compartir los ejemplos que más le gustaron.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *