Lo mejor de la quincena

Esta vez, dos reseñas de libros que no he leído pero que han llamado poderosamente mi atención, uno que sí he leído y que cuento entre mis autores favoritos, y una nota interesante sobre los lectores electrónicos de libros y su lugar en las dinámicas familiares.

Recordando a Steve Irwin, el Cazador de cocodrilos: ¿Recuerdan a este aventurero? Hace ya cuatro años de su muerte prematura, mientras hacía lo que amaba (observar la naturaleza) fue picado por una mantarraya. Y ahora podemos aprender algunas cosas más sobre la vida de este australiano amante de los animales, en cuyo nombre se creó una reserva de vida salvaje, gracias a las memorias de su mujer que nos reseña Marissa de Literatúrate.


El perseguidor de Julio Cortázar
: Se han cumplido cincuenta años de la publicación de este genial relato de mi admirado Cortázar, y desde el blog Top Libros nos lo recuerdan. La historia del gran Charlie Parker, sus amigos, su París, sus drogas y, sobre todo, su música. Para volverlo a leer escuchando un saxofón de fondo.


¿Ereaders familiares? Mejor uno para cada miembro
: Los lectores de libros electrónicos han llegado para quedarse. Y algunas familias han hecho el salto y adquirido uno, pero para compartir. ¿Es posible que los diversos hábitos de lectura de los miembros de una familia coexistan con un solo eReader? ¿O es preferible que cada uno tenga el suyo? Por qué vale la pena considerar los lectores de libros electrónicos como una inversión en lugar de un gasto.

Génesis, de Robert Crumb: Lo que este autor ha hecho es plasmar en imágenes el texto bíblico, sin añadir ni quitar nada de las palabras originales. Pese a ello, por supuesto que ha generado odios entre los más radicales defensores de la Iglesia. Esto no impedirá que la obra de Crumb se transforme en un clásico de la novela gráfica. Lo conocí gracias al blog Los Libros.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *