Lo mejor de la quincena

¡Hola! Les traigo esta semana la selección habitual de posts destacados en blogs amigos, y una notificación de ausencia: debido a un muy buen motivo (¡esta semana me caso!) estaré tomándome unas vacaciones del blog. Dejo programadas algunas reseñas para que no se aburran, y prometo volver a postear con la frecuencia diaria de siempre luego del 10 de abril. Un abrazo grande,

Mariana

Twitters de escritores (3ra parte): Laura, nuestra amiga de Cargada de libros, nos ofrece recomendaciones de escritores que usan el Twitter para compartir sus pensamientos (siempre y cuando éstos tengan menos de 140 caracteres…). En fin, no soy muy asidua del Twitter y la verdad es que no termino de comprenderlo, pero siempre y cuando estos señores y estas damas no dejen por ello de escribir y de publicar libros, me parece una interesante vía alternativa para estar al tanto de sus novedades.

LIBRO: Retratos: Si hay alguien que escribe estupendas reseñas, ésa es mi amiga Bibliobulímica, que como su nombre bien lo dice, devora los libros. Esta vez, un libro de Truman Capote, auntor del cual no soy fanática pero que reconozco que tiene talento. Aquí en Blog de Libros hemos reseñado Desayuno en Tiffany’s.

16,7 centímetros: El taxista poeta de Ni libre ni ocupado hace una reflexión de alto contenido literario en la que recuerda el famoso proverbio chino del “efecto mariposa”. El terrible tsunami que asoló Japón, ¿podría ser el resultado de una omisión individual al otro lado del mundo? Y ¿qué tienen en común una catástrofe y una ruptura amorosa?

La literatura de la catástrofe japonesa: Sergio Parra, desde ese estupendo blog que es Papel en Blanco, nos regala esta triste y certera observación. Japón debe ser uno de los países más castigados sobre la Tierra, pero siempre con la cabeza en alto, y así se refleja también en su literatura. No puedo dejar de pensar, además de los ejemplos que él proporciona, en las descripciones de la guerra y en la propia catástrofe familiar que describe en sus libros el gran Kenzaburō Ōe.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *