Lo mejor de la quincena

Pasen y lean. Hoy, reseñas, reseñas y más reseñas. Un autor argentino, un libro de historia, cuentos de amor, y una novela juvenil que ha dado que hablar. Como yo no los he leído, dejo que hablen ellos, mis blogueros amigos.

Blanco nocturno: Una interesante reseña del blog amigo Libros y lugares (habitué de esta sección). Se trata de la nueva novela de mi compatriota Ricardo Piglia, prestigioso escritor, ganador de numerosos premios. A mi entender, este libro, Blanco nocturno, contiene suficientes elementos como para conformar un cocktail explosivo: un pueblo tranquilo, un triángulo amoroso, sexo, un crimen, y la ironía magistral de las narraciones de Piglia. Habrá que leerlo, pues.

La Guerra del Peloponeso: En el blog Libre con Libros nos recomiendan en esta oportunidad un volumen de reciente aparición, El legado de Tucidides de Juan Carlos Iglesias-Zoido (Universidad de Coimbra). Además de que el libro ha de ser sumamente provechoso para todos los interesados en la historia, la reseña de Manuel Pecellín transmite fascinación por la historia y la cultura helénica, que tanta (y tan profunda) influencia ha tenido sobre las civilizaciones occidentales que la siguieron.

Nada, de Janne Teller: Comiquera tiene la habilidad para destacar determinados aspectos de un libro de forma que nos genere deseo de leerlo ya que presentimos de qué viene la cosa, sin por ello arruinarnos la fiesta contándonos un exceso de detalles. En este caso, me pregunto por el final de esta novela dedicada al público joven. Al parecer, ha causado un gran revuelo. Intuyo por qué lado puede venir la cosa, pero Comiquera no termina de confirmarlo ni de desmentirlo.

Begoña Huertas. En el fondo: Palimp nos recomienda un libro de cuentos de amor, y solamente al leer el fragmento que comparte con nosotros podemos darnos cuenta de que no se trata de un libro típico, no es una de esas novelas románticas que todos creemos haber leído antes. Es algo distinto, se intuye en el lenguaje, en la cotidianeidad de la situación planteada, en la facilidad que tiene el lector (o la lectora) para reconocerse en esas pocas líneas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *