Lo mejor de la quincena

En agosto, los niños europeos disfrutan del verano y de las vacaciones escolares. Y los niños de mi país festejan el Día del Niño, una celebración que todos los años les trae festejos y regalos (algunos de ellos, por qué no, libros). Las entradas de blogs que he seleccionado para recomendar esta quincena tienen todas alguna relación con esta etapa de la vida, donde los lectores se están formando, a la vez que descubren el mundo con ojitos de asombro.

Los 50 libros que todos los niños deberían leer (o que todos nosotros deberíamos haber leído): Como nos cuentan en el blog Papel en Blanco, fue desde el periódico británico The Independent que solicitaron a tres de los principales autores para niños del país y dos expertos más que seleccionaran individualmente 10 títulos imprescindibles para los lectores bajitos. La lista seleccionada al juntar las opiniones obviamente tiene olvidos o transpiés (difícilmente pueda Ernest Hemingway ser considerado un autor para niños), pero vale la pena echarle un vistazo.

Los pingüinos de Mr. Popper: Hace poco se estrenó la versión cinematográfica interpretada por Jim Carrey. En este post, Javier el librero nos cuenta de este clásico de la literatura infantil, de la simpática historia que en él se cuenta, y del matrimonio que concibió a este libro. Un cuento para niños lleno de gracia y creatividad, que afortunadamente ha sido rescatado del olvido.

EEUU: junta escolar prohíbe Matadero 5: Esta vez no hablamos acerca de un libro recomendado para el público infantil y juvenil, sino de las restricciones de distinta índole que imponemos nosotros, los adultos, a lo que los chicos leen. Sin duda, se trata de un libro cuya temática incomoda, no a los niños, sino a quienes deben enseñarles una historia pautada y valores que no pueden ser puestos en tela de discusión. A la vez, este hecho nos muestra cómo la prohibición de cierta literatura solamente genera que provoque más leerla: ¿cuántos de los estudiantes que recibirán el libro por cortesía de la editorial lo leerán? Calculo que la mayoría.

Tramas [21] & julio lluvioso: Y para terminar con esta sección dedicada a los niños, un pequeño, Simón, que con cuatro años aún no sabe leer, pero a quien su papá comienza a hablarle de lo que lee, de la manera que los adultos también podemos jugar entre las páginas de un libro. De librerías y de bibliotecas y de esos deliciosos diálogos de padres e hijos versa esta entrada de Pensódromo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *