Lo mejor de la quincena

¡Hola a todos los lectores habituales de Blog de Libros! Por cierto, ¿hay alguien ahí? ¡Comenten! Hoy los invito a leer dos posts sobre la infancia (un libro para niños y otro sobre bibliotecas), también una curiosidad –tomada, de nuevo, del mundo de las bibliotecas-. Un autor que no se imaginan encontrar por aquí, un relato breve… En fin, todos los ingredientes necesarios para que Lo mejor de la quincena sea bien sabroso.

Michael Cera sorprende con su relato ‘Piña’, ¿te suena su cara? Hay escritores que, en algún momento, deciden hacer algo más con su vida y se dedican a dirigir películas, o a aparecer en medios de comunicación. Y hay artistas (actores, músicos) que llegan después de un tiempo a la escritura. No me hubiera imaginado al joven Michael Cera como un prometedor escritor, pero parece que es así, nomás, de acuerdo con lo que nos cuentan en el blog Papel en blanco. Habrá que leer para creer.

Ansia: Un nuevo post del taxista poeta a quien le encanta bloguear. Por cierto, hace un tiempo le ha dado una “lavada de cara al blog”, que viene renovado, pero con la creatividad de siempre. Esta vez, las metáforas de la conducción y de dejarse llevar adoptan nuevos significados, ¿o no?

Literatura infantil: Mi abuelo Carmelo: Un libro para chicos de lo más recomendable nos presenta Javier, nuestro librero amigo. Con ilustraciones que ya de por sí despiertan las ganas de hojearlo, el libro nos habla de la enternecedora relación de un niño con su abuelo, primero, y luego con su memoria. Ideal para trabajar las primeras pérdidas que también los niños sufren.

La importancia de las bibliotecas familiares: Sabemos que de padres lectores, suelen salir hijos lectores. No es una cuestión de genética, sino de hábitos que se inculcan desde la niñez: leerles todos los días a los chicos les despierta el deseo de saber leer solos, ver a sus padres leyendo en lugar de mirando televisión, hace que los hijos quieran imitarlos. Pero un reciente estudio destaca también la importancia de tener libros en casa, el objeto-libro, que cada vez más está abandonando sus espacios para dar lugar al libro electrónico. Ojalá que nunca se pierda.

La biblioteca más pequeña de América está en una cabina telefónica: Uno más de bibliotecas. Una curiosidad simpática que merece destacarse es esta diminuta biblioteca de Nueva York que, además de solidaria (los libros se entregan a cambio de que el lector deje otro en su lugar), es ecológica, ya que está alimentada por energía solar. ¡Preciosa!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *