Lo mejor de la quincena

El resurgir de Watson: Nuestra amiga Daurmith analiza, a raíz de las más recientes adaptaciones de Sherlock Holmes, cómo la figura de Watson ha dejado de ser el “tonto”, el alivio cómico, y se ha transformado en ese excelente personaje creado por Arthur Conan Doyle. Sin habérmelo puesto a pensar antes, comparto plenamente sus reflexiones, y la felicito por su divertido y acertado post.

Kallokaína – Karin Boye: Desde Solo de libros, el Sr. Molina nos recomienda esta novela de ciencia ficción de los años 40 de la que yo nunca había oído hablar. Sin embargo, me gustó mucho la propuesta: una distopia con un protagonista que sirve gustoso al estado totalitario para el cual trabaja. También me gustó cómo se las ha apañado el autor de la entrada para darnos a conocer el argumento sin por ello ‘spoilear’ el libro.

Desmontando a Borges: No es fácil fundamentar una crítica al gran maestro Borges. Tal vez solamente podría hacérselo aclarando primero, como él hace “Borgeano soy y a Borges adoro, y en Borges creo y a Borges amo.” Dará pie para la polémica, o acaso encuentre a quienes lo apoyen. Lo cierto es que al menos por su gesto de osadía, Marcos Taracido se merece que lo recomendemos en esta sección.

Glaxo, de Hernán Ronsino: Una recomendación muy interesante de un autor contemporáneo argentino al que hasta ahora no conocía. Glaxo es el nombre de una fábrica. Glaxo también es el título de esta novela sobre traiciones, engaños, encuentros y desencuentros. Roberto Maydana no solamente la recomienda, sino que nos comenta un poco acerca de sus propios recorridos como lector, y de la importancia de tener en cuenta ciertos detalles (en este caso, la cita con la que se abre el libro).

P. L. Travers: Y para terminar con la selección quincenal de hoy, los dejo con la apasionante biografía de P. L. Travers, autora de las aventuras de Mary Poppins, la famosa niñera maga que se hizo conocida en todo el mundo gracias a la adaptación cinematográfica de Disney. La vida de esta autora parece una novela en sí misma, y me encanta la manera en la que nos la cuenta Bibliobulímica.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *