Lo mejor de la quincena

Con esta entrada doy por inaugurada esta nueva sección de Blog de libros, donde nos proponemos reseñar algunas entradas de blogs amigos que nos han resultado particularmente gratas, y que queremos compartir con los lectores. No necesariamente la temática es sobre los libros, pero sí garantizamos placer en su lectura.

Quien canta… : Para empezar con una sonrisa. Daurmith va comentando, a medida que lo cita literalmente, uno de esos mensajes que recibió (seguramente en su carpeta de correo basura). El mensaje aconseja “cántale al ADN y recuerda quién eres”. Y de ahí en más, el lector sólo puede esperar sarta tras sarta de estupideces. Daurmith expresa con ironía los mismos pensamientos que pueden estar rondando por la mente del incrédulo lector.

Decálogo de la familia comprometida con la lectura: Diez consejos para padres –especialmente de niños pequeños- para fomentar el amor por los libros. Se apela, sobre todo, a respetar la libertad de los pequeños, a asociar el libro con la curiosidad y con el juego, y a educar por medio del ejemplo. Padres lectores, hijos lectores.

Una charla sobre la muerte de los blogs: El escritor Hernan Casciari, invitado a dar una charla meses atrás, recuerda sobre la fecha su compromiso, y en lugar de esquivarlo lo asume como corresponde. El resultado son unas amenas palabras, en las que se distingue entre “blogueros” (quienes utilizan la herramienta blog simplemente porque está allí, sin tener nada previo que decir, y que están destinados a desaparecer) y los demás, los escritores, periodistas, estudiantes, etc. que simplemente hacen uso de los blogs para expresarse, así como en otro momento se utilizó papel, pergamino o cualquier otro soporte.

Común: Un breve y conciso relato sobre la rutina, la obsesión y la necesidad de curarse aún cuando no nos sentimos enfermos. Además, está especialmente destinado a aquellos que descreen del psicoanálisis.

Gente especial: Flor nos cuenta, en un microrrelato que probablemente no sea otra cosa que una historia real, una de esas pequeñas sorpresas cotidianas que son capaces de alegrarnos un día. También leer sobre ello nos ilumina por un ratito.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *