Memorial del convento de José Saramago

Saramago es uno de aquellos escritores que alcanzan la fama literaria junto con la madurez. Si bien había publicado algunos libros con anterioridad, fue a partir de la década de los ochenta cuando el autor portugués (que ya contaba con cincuenta años) consigue su renombre. La consagración internacional le llega al recibir el Premio Nobel en 1998, momento en el cual ingresa a las listas de best sellers en todo el mundo. Las novelas que hubiera publicado antes son reeditadas y traducidas a muchos idiomas.
Memorial del convento es una de sus primeras novelas. En ella, Saramago va desarrollando su prosa característica, que combina un lenguaje sencillo y directo con largas descripciones y enumeraciones de varias páginas. Tanto un uso muy personal de la puntuación y la sintaxis como así presencia de los pensamientos subjetivos de un narrador en complicidad con los lectores, son otros de los rasgos característicos de la escritura del autor.
Memorial del convento es una combinación de hechos y personajes reales con otros que son invención de Saramago. Narra los hechos que rodearon la edificación del Convento de Mafra, uno de los más impactantes monumentos de la arquitectura barroca portuguesa. Cuando a comienzos del siglo XVIII, el rey de Portugal Juan V promete que construirá un convento si Dios le concede el nacimiento de un heredero para la corona, no tuvo en cuenta las vastas fortunas y los años de trabajo humano que serían necesarios para cumplir con semejante promesa. Ya sea voluntariamente, ya sea a la fuerza, Saramago describe el calvario de los hombres humildes que tuvieron sobre sus espaldas la tarea de levantar el convento, así como las vidas que se perdieron en el camino.
Los protagonistas son Baltasar Sietesoles, un soldado manco, y Blimunda, una mujer con misteriosos poderes. En su historia de amor se entrecruzan personajes reales, como el músico Scarlatti o el cura Bartolomé Lorenzo de Gusmao, un pionero de la aviación que está convencido de poder construir un artefacto que haga al hombre volar.

Opinión personal: Si bien es uno de los primeros libros de Saramago, y su estilo aún estaba tomando forma, ya en esta obra es posible apreciar muchas de las riquezas de la escritura de este gran escritor portugués ganador del Premio Nobel.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *