No hay silencio que no termine de Ingrid Betancourt

En 2002, Ingrid Betancourt, candidata presidencial de Colombia, fue secuestrada por la guerrilla de las FARC. El cautiverio duró seis años y medio, durante los cuales ella debió soportar todos los horrores de la selva: el encierro, las eternas marchas, la enfermedad, el hambre, la soledad, la humillación, los enfrentamientos, el dolor, el olvido… todo esto conservando siempre su integridad, con una única obsesión: la libertad.
No hay silencio que no termine es el libro en el cual Betancourt relata, en detalle, su vida en la selva: la relación con los distintos prisioneros y con los comandantes de las FARC, la lucha por conseguir comida, los escasos minutos de comunicación con sus seres queridos, sus intentos de fuga, el momento en el que supo de la muerte de su padre, la posición de Francia y su lucha por conseguir su liberación, las negociaciones y los esfuerzos del gobierno colombiano. Un testimonio acerca del dolor humano y de la lucha por la dignidad.
El 2 de julio de 2008, en lo que se denomino como la Operación Jaque, el Ejército colombiano la rescató en un impresionante operativo que le dio la vuelta al mundo, y que regreso a la libertad a Ingrid Betancourt, junto a los tres contratistas norteamericanos, siete miembros del Ejercito nacional y tres de la Policía.
«Había perdido toda mi libertad y, con ella, todo cuanto me importaba. Alejada a la fuerza de mis hijos, de mi madre, de mi vida y de mis sueños; con el cuello encadenado a un árbol… en condiciones de la más infame humillación, conservaba, no obstante, la más preciosa de las libertades, que nadie podría arrebatarme jamás: la de decidir quién quería ser».

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *