Sonetos del portugués de Elizabeth Barrett Browning

Título: Sonetos del portugués
Autor: Elizabeth Barrett Browning
País: Inglaterra
Año de publicación: 1850
Idioma original: Inglés
Título original: Sonnets from the Portuguese
Páginas: 62
Web: Poemas de la autora (versión original en inglés).

Comentario: Elizabeth Barrett Browning fue una de las poetas más importantes de la época victoriana, no sólo famosa por sus libros sino también por su apasionante vida. Nacida en una familia acomodada, Elizabeth recibió una educación privilegiada y comenzó a escribir poesía siendo aún niña. Padeció una enfermedad respiratoria en su juventud, después de la cual fue considerada inválida. Prácticamente no abandonaba su dormitorio, a la vez que su fama como poeta iba creciendo. En 1845 conoció por correspondencia al poeta Robert Browning, con quien se casó y se fue a vivir a Italia, desafiando a su padre. El matrimonio fue muy feliz y duró hasta la muerte de Elizabeth, a la edad de 55 años.
Los Sonetos del portugués –uno de sus libros más famosos- toman ese título porque pasan por ser traducciones del portugués, en referencia a los sonetos del poeta del siglo XVI, Luis de Camoens. Uno de los poemas se titula “Catalina a Camoens”, y de allí que Browning le sugiriera el título a su esposa.
Este libro fue escrito durante el noviazgo entre Elizabeth y Browning –que, debido a las objeciones puestas por el Sr. Barrett y a la delicada salud de la poeta, fue llevado a cabo en secreto, al igual que su boda-. Se trata –como no podía ser de otra manera- de poemas de amor, de un amor profundo e imperecedero, palabras de una mujer que ya a los treinta y nueve años podía considerarse una solterona, y a quien sin embargo el amor había tomado por sorpresa.
Los poemas están compuestos sobre temas opuestos. Principalmente el amor y la muerte, pero también la luz y la oscuridad, el recuerdo y el olvido, la música y el silencio. Han impregnado la cultura popular y es muy común encontrarlos citados en películas o libros en lengua inglesa. Probablemente el más famoso sea el 43: “How do I love thee? Let me count the ways.” (“¿Cuánto te amo? Déjame contar las maneras”).

Opinión personal: Más allá de la increíble historia de la poeta, los poemas valen la pena en sí mismos, por su ritmo, su musicalidad y su nostálgico modo de narrar la felicidad del amor correspondido.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *