Categorías
Novedades de libros 2012

Un amor especial de Kenzaburo Oé

Un amor especial es probablemente uno de los libros más personales del Premio Nobel 1994, el escritor japonés Kenzaburo Oé. El libro es un verdadero canto a la vida, a la sensibilidad humana y al cariño por los hijos.
Kenzaburo Oé en más de una ocasión se inspiró en su vivencia real de haber tenido un hijo discapacitado para dar vida a sus creaciones literarias (como Una cuestión personal, Dinos como sobrevivir a nuestra locura o El grito silencioso ). Pero aquí relata la vida de su hijo Hikari—nacido con una grave lesión cerebral que le ocasionó serias deficiencias físicas y psíquicas— con la ternura propia del padre que lo vio crecer y conseguir pequeños logros.
Un amor especial aborda la naturaleza de la discapacidad del muchacho, y el significado que la música tiene como único medio para comprender sus emociones y su pasión por la vida. Por su minusvalía, Hikari aprendió a ejercitar sus dedos y compuso sus primeras melodías. Con la primera composición su familia descubrió los aspectos más humanos de su carácter, admirando y sintiendo emoción por la riqueza de su mundo interior. La suya es una vida que habría permanecido desconocida para sus seres más queridos de no haber sido por la música.
Después de atravesar momentos muy difíciles y tras haberse esforzado mucho, Hikari se ha convertido en un compositor de renombre con varios CD editados con enorme éxito. Este libro bello y profundo, el primero que Kenzaburo Oé escribió tras obtener el Premio Nobel, reflexiona sobre la capacidad de la sociedad para aceptar como miembros de pleno derecho a sus discapacitados y sobre el poder curativo de la vida familiar.

Categorías
Novedades de libros 2012

El mundo en el que vivo de Hellen Keller

Editorial Atalanta nos presenta uno de los libros más famosos de Hellen Keller, inolvidable escritora norteamericana sordo-ciega. En El mundo en el que vivo, la escritora consigue transmitir con una gran originalidad su manera de percibir la realidad, tan diferente de la que tenemos todos nosotros debido a sus discapacidades, pero sin embargo no por ello exenta de riqueza, plenitud y una gran belleza.
“[Mis visiones] refuerzan mi convencimiento de que el mundo que crea la mente a partir de incontables sugerencias y experiencias sutiles es más bello que el mundo de los sentidos. El esplendor del crepúsculo que pueden mirar mis amigos al otro lado de las montañas rojizas seguramente es estupendo. Pero la puesta de sol de la visión interior trae consigo un deleite más puro porque es la más fervorosa mezcla de belleza que podamos conocer y desear.”
Hellen Keller nació en una pequeña ciudad rural de Alabama, en 1880. Una enfermedad la dejó discapacitada cuando tenía tan solo un año y medio. Al principio esto la redujo a un absoluto aislamiento. Pero sus padres contrataron a una educadora especial, Anne Sullivan, que a las pocas semanas logró vencer la terca ferocidad de la niña y comenzó a hacer progresos. Tocando su palma de la mano comenzó a enseñarle significados y la rescató de la interminable noche de silencio en la que estaba sumida. Gracias al lenguaje, el mundo cobró un significado nuevo, cada vez más complejo. Tras mucho entrenamiento, Helen pudo «escuchar» por la vibración de sus labios las palabras que pronunciaba y acabó dando conferencias y escribiendo libros.
Dijo Oliver Sacks: “Aunque Helen Keller es más conocida por La historia de mi vida, su siguiente libro, El mundo en el que vivo, es más cálido, más íntimo y aún más bello; es la obra en donde encontramos su más extraordinaria fuerza, imaginación y originalidad como escritora”.