Detrás de este llamativo título –que, como lo descubrimos para nuestra sorpresa en el primer capítulo del libro, debe ser tomado en forma absolutamente literal-...