Categorías
Novedades de libros 2011

Lugares que no quiero compartir con nadie de Elvira Lindo

Título: Lugares que no quiero compartir con nadie
Autor: Elvira Lindo
País: Francia
Año de publicación: 2011
ISBN: 9788432214059

“Este libro es una trampa a mí misma: hablo de lugares que no me gustaría compartir con nadie, porque forman parte de mi vida cotidiana, no es una guía turística, pero ya se sabe, igual que el chismoso no puede evitar contar un secreto, el narrador cae siempre en el vicio de escribir lo que vive.” Así presenta Elvira Lindo a su más reciente libro, titulado precisamente Lugares que no quiero compartir con nadie.
En sus páginas, la autora recorre aquellas partes de la ciudad de Nueva York que tienen algo especial, sitios que le remiten a determinada situación personal o que pertenecen al imaginario colectivo a través del cine o de la literatura, bares, panaderías, cines, parques… El punto de partida es una charla casual con un desconocido en el barrio de Queens, a quien la escritora ha de explicar quién es. De esta manera, Elvira Lindo se retrata a sí misma a medida que descubre rincones de Nueva York. Al hacerlo, nos revela –con un estilo propio, y una voz narrativa tan literaria como empática- la naturaleza de algunos lugares que existen todavía en la gran manzana y otros que persisten en el corazón.
Elvira Lindo nació en Cádiz en 1962. Es guionista de cine además de escritora, y se hizo conocida como la creadora del personaje Manolito Gafotas. En 1998 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil. Ese mismo año se publicó El otro barrio, su primera novela para adultos. A esta autora le gusta resumir su carrera profesional en una frase: «Elvira Lindo vive y trabaja en Madrid».

Categorías
Relatos

Ningún lugar sagrado de Rodrigo Rey Rosa

La ciudad de Nueva York vista desde los ojos de un inmigrante guatemalteco. En Ningún lugar sagrado, Rodrigo Rey Rosa despliega su pluma de una manera eficaz, ofreciéndonos instantáneas, ya reales, ya inverosímiles, de la Gran Manzana. El libro está compuesto por un puñado de relatos, algunos muy breves y otros más extensos, pero todos con cierta sordidez que los unifica. Pero también se infiltra por los relatos la problemática de la Guatemala natal del autor.
Los relatos que forman Ningún lugar sagrado fueron escritos entre 1997 y 1998, excepto el que le da el título al volumen. En éste, el lector obtiene un atisbo de la violenta historia de Guatemala a raíz de las pláticas de un inmigrante con su psicóloga. De acuerdo con el autor, “es un ejercicio de escritura semiautomática donde se combinan circunstancias imaginarias y elementos más o menos conformes a la historia reciente de Guatemala, sin censura alguna y con absoluta irresponsabilidad”.
Otros de los relatos incluidos en el libro son “Poco-loco”, una verdadera crónica de una muerte anunciada que no deja, sin embargo, de sorprender con su final; “La niña que no tuve”, la contemplación de un padre de la agonía y la muerte inminente de su hija de ocho años; “Negocio para el milenio”, un relato epistolar que recuerda a Orwell y a Michel Foucault.
Rodrigo Rey Rosa vuelca en sus cuentos parte de las impresiones y las experiencias vividas cuando él mismo residió en Nueva York a finales de los 90, luego de terminar los estudios en su país, al cual dejó atrás debido al ambiente «de violencia y crispación» que existía. Una vez en los Estados Unidos, se matriculó en una escuela de cine, pero no llegó a terminar sus estudios. Más adelante, se mudaría a Tánger. Además de escritor, Rodrigo Rey Rosa se ha dedicado a la traducción al español de obras literarias, entre otras, las de este escritor y compositor norteamericano. Algunos títulos del escritor guatemalteco han sido además traducidos a otras lenguas, como el francés y el alemán.

Opinión personal: Ningún lugar sagrado es un libro que se lee vertiginosamente. Ya sea por la brevedad de los relatos o bien por la lograda unidad del volumen, es una colección de cuentos para leerse de una sentada. Y quedarse sin aliento.

Categorías
Novedades de libros 2009

Un paseante en Nueva York de Alfred Kazin

Alfred Kazin fue un escritor, historiador de la cultura, y crítico literario norteamericano, muchos de sus escritos muestran la experiencia de los inmigrantes a comienzos del siglo XX en los Estados Unidos. Kazin es considerado uno de los “Intelectuales de Nueva York” y como muchos otros miembros de este grupo nació en Brooklin. Sin embargo, su ideología política fue más moderada que muchos de estos intelectuales, los cuales abrazaron al socialismo. En el año 1996, obtuvo el primer Truman Capote Lifetime Achievement Award a la crítica literaria. Alfred Kazin murió en 1998.
Un paseante en Nueva York retrata la vida de un niño, hijo de trabajadores inmigrantes ruso-judíos en la Nueva York de los años 20. Un pasaje hacia el conocimiento en tiempos de la infancia y la adolescencia. Kazin observa cómo paulatinamente se va perdiendo la voz narrativa del patrimonio literario judío, retoma esa tradición y lleva a los lectores a conocer su barrio, Brownsville, y se adentra por las calles de la gran manzana. Un recorrido que el pequeño tiene que caminar a solas, el conocimiento elemental que le aportan los libros, la música, la lengua y la literatura, la metafísica y la política, la ciudad, el campo y el mundo.
La escritora Carson McCullers decía de Un paseante en Nueva York, que «era consciente de haber leído una obra maestra».

Categorías
Contemporánea

Ciudad de cristal de Paul Auster

Título: Ciudad de cristal
Autor: Paul Auster
País: Estados Unidos
Año de publicación: 1985
Idioma original: Inglés
Título original: City of glass
Páginas: 163
ISBN: 84-339-1476-6
Web:Página del autor.

Paul Auster es uno de los autores norteamericanos contemporáneos más leídos en la actualidad. Si bien ha publicado también poemas, relatos, ensayos y traducciones, principalmente debe su fama a sus novelas. Se ha hecho acreedor a varios premios, incluyendo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006.
Ciudad de cristal es la primera novela de una trilogía, que se ha publicado en forma conjunta con el título de La trilogía de Nueva York, ya que tanto esta novela como las otras dos que la componen (Fantasmas y La habitación cerrada) presentan cierta unidad argumental, además de espacial: la ciudad de Nueva York es la verdadera protagonista.
Esta primera parte de la trilogía nos narra la historia de Daniel Quinn, un escritor de novelas policiales, que de un día para el otro se ve envuelto en un misterio más intrincado de los que a él nunca le hubiera tocado escribir. En efecto, en un constante juego metaliterario, Quinn recibe una llamada telefónica –supuestamente, alguien que se equivocó de número- y escucha que le solicitan los servicios de un detective (que se llama, nada menos, que Paul Auster).
Quinn decide después de dar algunas vueltas, hacerse pasar él mismo por detective. Su vida está vacía y sin sentido, hasta que se involucra en el caso. Debe investigar al misterioso Peter Stillman, sólo para descubrir que alguien le ha tendido una trampa.
Con constantes referencias a otras obras literarias (por ejemplo, las iniciales de Daniel Quinn no por casualidad coinciden con las de Don Quijote), juegos metatextuales y vueltas de tuerca que tomarán desprevenido al lector, Ciudad de cristal ofrece una muestra muy representativa de la literatura de Auster. Conocido como el autor del azar y la contingencia, estas temáticas suelen aparecer en toda su obra, y Ciudad de cristal no es la excepción.

Opinión personal: Una novelita llena de sorpresas, que con una prosa ligera y rica, cautiva al lector desde la primera hasta la última página. Sin embargo, debo reconocer que me sentí profundamente irritada por el final de la novela.

Categorías
Clásica Romántica

La edad de la inocencia de Edith Wharton

Edith Wharton nació en 1862 en Nueva York. A lo largo de su vida viajó mucho, se impregnó de la cultura europea de sus tiempos y conoció a personalidades tales como Henry James. La edad de la inocencia es una de sus obras más conocidas. Escrita en 1920 y ganadora del Premio Pulitzer, esta novela describe con ironía la sociedad neoyorkina de fines del siglo XIX, con sus rígidas costumbres y marcadas jerarquías sociales.

Este libro narra la historia de Newland Archer, un joven soltero del establishment, que anuncia su compromiso con una muchacha de la alta sociedad. Pero pronto hará su entrada en escena la Condesa Olenska, prima de su prometida, quien aportará su aura de sofisticación europea con un toque de escándalo. Archer y ella se sienten irremisiblemente atraídos el uno al otro, pero la sociedad en la que están inmersos no dará lugar a la pasión, y Archer pronto se verá sumido en un conflicto entre el amor y el deber.

La novela, que fue llevada al cine en 1993 por Martin Scorsese –con Daniel Day Lewis y Michelle Pfeiffer como los protagonistas- se destaca por sus diálogos fríos donde cada palabra está debidamente calculada. De esta manera, son los propios personajes los que realizan a la perfección la crítica que la autora -ella misma una mujer audaz para sus tiempos- intenta hacer de una sociedad hipócrita, donde nadie en absoluto es inocente.

Opinión personal: Una novela muy interesante, si bien su ritmo es algo lento sabe atrapar al lector. Wharton combina en dosis justas el romance, la ironía y la crítica social. Tal vez el lector contemporáneo se extrañe al no encontrar una pizca de erotismo (al menos para lo que estamos acostumbrados en este tipo de historias), pero en el caso de La Edad de la Inocencia esta falta es absolutamente funcional a lo que se está narrando.