Tendidos en la oscuridad de William Clark Styron Jr.

Tendidos en la oscuridad, publicada por primera vez hace casi seis décadas, recibió aclamaciones de la crítica. The New York Times calificó la novela de «triunfo de la caracterización», y el New York Times Book Review señaló que contenía el «pasaje más poderoso de monólogo femenino desde el soliloquio de Molly Bloom en Ulises». Con el transcurso del tiempo, dichas visiones no han hecho más que confirmarse.
La novela de Styron (la primera que publicara) nos habla de los Estados Unidos de los años 40. Una familia adinerada, anclada en la educación decimonónica, se enfrenta a la nueva generación más moderna. El conflicto con el sur, la tradición fundamentalista, el racismo y la progresiva industrialización de la sociedad rural van marcando el ritmo de las páginas de Tendidos en la oscuridad.
“Durante el otoño de 1947, Styron había redactado ya un plan bastante detallado para la novela: sabía que giraría alrededor de Peyton Loftis, una joven problemática de una problemática familia sureña, y sabía, o creía saber, que la novela tendría tres partes y que cada parte tendría de diez a quince capítulos. «Cada capítulo», escribió en su descripción del proyecto, «estará precedido de un monólogo, directo o interior, diseñado para echar luz sobre Peyton y su historia». Aprendiz en busca de maestros, Styron se había visto seducido por Faulkner, que ya para este momento era una leyenda viva de la literatura sureña, y las primeras páginas de El ruido y la furia -la narración desde la mente del idiota Benjy Compson- sirvieron de modelo para Maudie Loftis, la hermana retrasada de Peyton.” (Fragmento del epílogo de Juan Gabriel Vásquez).

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *