Un millón de piedras de Miquel Silvestre

Un millón de piedras es el relato ideal para aquellos que consideran que la literatura es un viaje, y que cada libro que abrimos nos ofrece un pasaje con destino a descubrir. Miquel Silvestre ha dejado por una vez sus relatos de irónico realismo y se ha embarcado en un viaje por África, desde Nairobi a Ciudad del Cabo, desde Maseru a Maputo. Ha recorrido quince mil kilómetros de selva, sabana y desierto: diez países, sus ríos y sus montañas, sobornos en las fronteras, tres mil estrellas, antílopes y la Costa de los Esqueletos. Puede decir con seguridad que ha experimentado el miedo y ha probado su propia sangre.
Un millón de piedras es un viaje en solitario sin porteadores ni niñeras. Cuando viaja, un hombre solo suscita la piedad en todas partes, y por eso ha podido contarlo a pesar de las colitis, los bandidos y los huesos rotos.
Con humor sarcástico, el autor más cyberpunk de la literatura ibérica dibuja en trazos escuetos y diáfanos una tierra dura en la que la vida no vale nada y en donde la supervivencia del viajero depende de su tenacidad, de la buena voluntad ajena y hasta de las vueltas de la suerte. También de la rapidez de reflejos para poner pies en polvorosa en determinadas situaciones.
En las páginas de Un millón de piedras hay voces nativas que cuentan historias de una belleza sencilla en una de las zonas más descarnadas del planeta. Sin sentimentalismo y lleno de una poesía desnuda, el viajero se conmueve a veces y nos conmueve siempre.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *