Vidas imaginarias de Marcel Schwob

A lo largo de su breve vida (murió con 37 años), el autor Marcel Schwob desarrolló una importante obra tanto como escritor, como crítico literario y traductor. Sus relatos y ensayos supieron combinar la erudición con la experiencia vital. Fascinado por los fenómenos relacionados por el lenguaje, se destacó como políglota y por sus estudios sobre el argot francés. Su nombre ha pasado a la historia de la literatura como integrante del simbolismo.
En su libro Vidas imaginarias, Schwob escribe una historia fabulada de la literatura. Tomando como punto de partida algunos personajes reales, Schwob inventa para ellos hechos imaginarios, enriquecidos por la imaginativa que despliega el autor. Elige a sus protagonistas de entre millones de historias que hubiera podido contar: Crates, Empédocles, Pocahontas, el Capitán Kid, el poeta Lucrecia, y otros seres anónimos cuyo nombre no ha pasado a la historia pero bien podría haberlo hecho.
Vidas imaginarias está compuesto por veintidós de estas biografías. Cada uno de estos relatos recorre, en pocas páginas, la vida de uno de los personajes, deteniéndose particularmente en sus características más atípicas, aquello que lo hiciera único. Es decir, aquello sobre lo cual vale la pena ponerse a escribir. A Schwob le interesa hablar sobre lo singular de cada personaje, aquello sobre lo cual la historia no habla ya que pertenece al terreno del arte: “El arte es todo lo contrario de las ideas generales; sólo describe lo individual, sólo propende a lo único. En vez de clasificar, desclasifica”.
Jorge Luis Borges (quien escribiera el prólogo para éste y otro libro más de Schwob, La cruzada de los niños) nombraba a Vidas imaginarias como un punto de partida para su propia narrativa. Lo consideraba un libro decididamente influyente, de éste tomó la idea de que tanto el conocimiento como la imaginación sirven como caminos para acceder a una persona, ya que las biografías son mezclas de datos reales con ficticios. A cualquiera que haya leído Historia universal de la infamia la idea le sonará conocida.

Opinión personal: Un libro más que interesante, en el cual cada relato podría ser leído por separado ya que constituyen separadamente un ejemplo de buena literatura, pero el conjunto da aún más solidez a la obra de Schwob.

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *